07 diciembre 2007

Retrato de una mujer

El día que le hice esta foto a mi querida V. se tapaba la cara por que ella, pese a su avanzada edad es muy coqueta, y decía que de esa guisa no podía salir en una foto. No la veo desde el verano, pero hoy me acordé de ella, de su foto, y quise hacerle mi particular homenaje.
No es mi abuela, no es de mi familia, pero la quiero como si lo fuera. Tiene ochenta y tantos años, oye bastante mal, apenas puede con sus piernas y no ve casi nada, pero conserva un humor...¡alucinante!, una claridad de ideas que muchos la quisieran para si mismos, y una amplitud de miras que no poseen ni sus nietos!.
Con ella he pasado ratos buenísimos de risas, charlas y confidencias. Ella sentada en su silla, apoyada siempre en su bastón, yo tirá en el suelo, como me paso la mayor parte del tiempo en verano. Recuerdo un día en el que hablábamos de sexo y ella me preguntaba si había visto alguna vez a un negro desnudo, y si era verdad que la tenían tan grande... Me dejó muerta la jodía!, y otro en el que no dejaba de darme mil besos seguidos, de los típicos que dan las abuelas, por que le había regalado un par de horquillas del pelo para que se pusiese guapa.
No vive en las mejores condiciones, lo que me recuerda un estupendo post que escribió hace unas semanas mi Turu. Es una de esas personas mayores a las que las familias aparcan, en este caso no en una residencia, pero sí en casa. No le prestan la atención que debieran y que ella merece y apenas sale de casa por que su ceguera se lo impide y nadie tiene suficiente tiempo para ella. Pero cuando hablas con ella siempre ríe!. Es una mujer maravillosa y me apetecía escribir sobre ella.

7 comentarios:

Turulato dijo...

V., mujer, tranquila. No tengas vergüenza.
Mírate. Tu ropa está llena de flores, de pequeñas margaritas blancas. ¿Sabes?; entre los cristianos primitivos, la margarita era el símbolo de la Eucaristía. Y para mucha gente es símbolo de pureza.
Así que esa bata, que tú crees sencilla, está llena de luz, como tu mente clara.
¿Qué?; ¿tus arrugas?. ¡Ah, qué eres coqueta!. Pues no se que decirte; yo de mujeres no entiendo. Ya digo que a ver si algún día me mira alguna.
Tienes la piel clara y fina; seguro que tus caricias son suaves. Y asedan. ¿Hay algo más bello que saber acariciar?.
Y las arrugas son como los surcos que las olas chicas dejan en la arena de la playa. Música de los años.
Así que tu piel, con esos suaves destellos azules, me acaricia como lo hace la mar, con la sabiduría del tiempo.
Veo en tu dedo el anillo. Y las uñas, cuidadas y limpias. El anillo..; fiel, ¿verdad?. Y la conciencia como las uñas. Muestras de estar en paz con una misma, de haber vivido sin engaño.
Y ese bastón, tan modernista y sensual. Estilo, elegancia. Una señora.
¿De qué hablábamos?. No me acuerdo. Y es que cuando estoy delante de una chica guapa, me se va la ocurrencia.

pilar dijo...

Cada vez me da mas ternura la gente mayor..casi más que un niño. Ahora me fijo mucho más que antes en ellos y me preocupa mucho la situación de soledad a la que llegan, en muchos casos, después de una vida llena de lucha, sacrificoo y dedicación a los suyos.
Cuando se llegan a estas edades el coco ha visto tanto que, por fuerza, la mente se hace grande, abierta,desinhibida, divertida...
Esta foto, esta mujer, tu querida V. se merece este post y muchos más. Y todos los besos del mundo. Daselos de mi parte ;)

The Seeker dijo...

Me ha recordado a la guerrera. Ya hace un año que se nos fue...

Mímala mucho.

Vitore dijo...

Emotivo retrato de la que probablemente sea tu amiga más mayor. Muchas veces no recordamos o no queremos ver que las personas mayores tienen sentimientos y sentido del humor y vida. La buena de V tiene suerte de tenerte ahí. Besos a las dos.

El buzón de mi casa dijo...

¡Jo! lo de los abuelos hay que solucionarlo, esto de los geriátricos o de estar solos es un asco... deberíamos organizar nuestras vidas contando con ellos.
A veces me pregunto ¿qué hacemos corriendo en rsta carrera del progreso? sabiendo lo que estamos perdiendo.

QUE AZCO... :/

unamamyblogosferica dijo...

Yo conocí a una mujer así, mi tía, aunque tenía para su edad ( 84 años) una forma de ser tan especial como tu amiga V. La quise mucho y fué mi paño de lágrimas....Por increible que parezca podía contarle cualquier cosa, me entendía y siempre me hacía sonreir.
Cuidala mucho, nuestros mayores son nuestro tesoro....
Tiene mucha suerte, y tu de compartir con ella.

Besabrazoss

Thalatta dijo...

Qué preciosa persona, sí hay que cuidarla muchísimo. Los abuelos no deberían desaparecer hasta que fuéramos muy mayores, y si no educamos a cuidar, quién nos cuidará a nosotros :)
Muchos besos a las dos