21 julio 2006

ANOCHE TUVE UN SUEÑO GRIS





Dormitando en un silencio oscuro,
Dormitando entre la angustia,
Vi, como el cielo lloraba.

Había personas agrupadas,
en tiempos mudos,
marcando un compás arrítmico.
Parecían puntos pequeños, efímeros,
que te decían adiós con una sonrisa,
y un leve movimiento de manos.

Cuanta tristeza hay en mi sueño.
Yo, lloraba,
Dormitando, dormitando,

Cogía sus manos frías y sin color,
como en una fotografía en blanco y negro,
donde, sólo se refleja lo puro, tal y como es.

Intentaba dar razón a mi sin sentido,
pero, dormitando, dormitando,
uno a uno se despedía, llenando mis manos vacías.

Dormitando, Dormitando,
quise despertar de mi sueño,
dormitando, vi que era realidad.

Y en mis manos, brotaba la semilla,
que me hicieron llegar,
llena de esperanza, paz y sinceridad.

ANGELA

2 comentarios:

thalatta dijo...

Sí nos nacen en las manos y podemos hacerlas crecer. Gracias Ángela.

Una maruja en internet dijo...

¡Que bonito Ángela! ¡Eres toda una poetisa!
Un besazo.